Clicky

El fondo del mar y los animales que lo habitan es uno de los misterios más grandes a los que debe enfrentarse la humanidad. Aunque con los avances de la tecnología los científicos han podido investigar a conciencia lo que allí sucede, todavía quedan muchos secretos por descubrir. Lo que pocos sabemos, es que el fondo del mar, aún el inexplorado para los hombres, está habitado por diversas criaturas. Por sus características, un entorno oscuro y frío, esas criaturas desarrollan cualidades únicas, que, a simple vista pueden aterrorizarnos. Aquí vamos a conocer 10 de estas especies que seguro te dejarán con los pelos de punta. No te gustará cruzarte con ninguna de ellas. El pez víbora es un claro ejemplo de eso. Tiene una apariencia aterradora. Recorre las profundidades de hasta 4.400 metros y tiene una enorme dentadura irregular y extremadamente afilada. No puede cerrar la boca por completo, resaltando todavía más su aspecto de fiereza. Mide un promedio de 25 cm y el color de sus escamas es negro, aunque algunos tienen la piel transparente, y a través de ella se pueden ver los órganos, que son fluorescentes.

 

El pez ogro habita a miles de metros de profundidad. Tiene un pequeño cuerpo, no llega a superar los 16 cm. de largo, su color pasa del gris al marrón oscuro. Sus dos colmillos son tan grandes y afilados que no entran en su boca. Ha desarrollado dos orificios externos para guardarlos. Se alimenta de peces y calamares, aunque se le complica para cazarlos, pues estas especies habitan en aguas menos profundas que sus oscuros dominios.

El pez dragón por su parte es un feroz depredador, aunque tiene un tamaño reducido. Tiene una cabeza grande equipada con peligrosos dientes afilados. Vive a 1.500 metros de profundidad y su cuerpo se ilumina con luces fluorescentes. El pez dragón utiliza esas luces para cazar y para atraer a sus parejas durante el apareamiento. El color de la luz va de un rojo a un verde azulado.

El calamar gigante goza de cierta popularidad y además tiene un gran tamaño. Puede medir hasta 18 metros de largo, mucho más que los 60 cm. que mide un calamar común. Por muchos años ha sido el protagonista de miles de mitos y leyendas conocidos por todos. Gracias a investigaciones muy detalladas se ha podido probar la existencia de esta especie, que utiliza sus largos y poderosos tentáculos para atrapar y quebrar a sus víctimas. En internet circulan demasiadas fotos falsas de calamares gigantes.