Clicky

La visita del Papa Francisco a Seúl, se ha caracterizado una vez más por el recato que ha manifestado desde que inició en sus funciones. Si bien esto no es una novedad, los coreanos han quedado asombrados al entrarse de que de desplaza por las calles de la ciudad en un humilde automotor Kía, que es un vehículo común y simple.

De hecho, nunca ha usado limusinas o incluso característico Papa móvil con el que se lo viera alguna vez a Juan Pablo II. Sus autos son un Fiat Campagnola o un Ford Focus con algunos años con los que se mueve por Roma.

En la Jornada Mundial de la Juventud que se llevó a cabo en Río de Janeiro, el sumo pontífice utilizo un sencillo Fiat Idea.

De esta forma, el que fue el Cardenal Jorge Bergoglio, es consiste con la forma de vida humilde que se corresponde con la prédica franciscana, la orden a la que pertenecía antes de convertirse en al figura mayor del Vaticano.

Actualmente se encuentra en la ciudad coreana con motivo de asistir a la Jornada Asiática de la Juventud. Es la oportunidad de acrecentar la imagen de la iglesia en Asia, particularmente en un país donde el catolicismo se ha incrementado hacia un 11%.

También difundió un mensaje de conciliación y paz que está dividido desde los años 50. En su reunión con la presidenta Park Geun–hye expresó su reconocimiento a sus esfuerzos hechos para dar estabilidad a la península.

Durante este viaje se convirtió en el primer pontífice en surcar el espacio chino. Fue autorizada a cruzar el territorio cuando el avión lo sobrevolaba a lo que respondió con un telegrama deseándoles paz y bienestar.

Ya reunido con los obispos coreanos, el Papa habló sobre el riesgo de trasladar la eficacia empresarial al ámbito religioso. Lo alerto a que por asimilar medios y herramientas modernas usuales a niveles empresarios, los representantes de la iglesia no cedieran finalmente al consumo materialista y al consecuente estilo de vida que armoniza con este.

Así es como se pueden observar una vez más los aspectos más genuinos de esta figura, cuyo rasgo más genuino es el de predicar con el ejemplo. Es el rasgo más relevante de un buen líder religioso.