Clicky

¡EL PODER DEL MAQUILLAJE! Buen día mi amigo, en el día de hoy vamos a hablarte de un tema bastante particular que incumbe por lo general a la mayoría de las mujeres, y ya te enterarás del porqué. Estamos haciendo referencia directamente a aquellas mujeres que se maquillan de tal manera que de alguna u otra manera comienza a perder los rasgos de su propio rostro; por este motivo a continuación vamos a adjuntarte un imperdible vídeo en donde tendrás la oportunidad de descubrir como lucen 24 famosas sin maquillaje. ¿Estás preparado? El vídeo, aquí:

¿Y, lo puedes creer? Este es el gran poder del maquillaje del que muchos hablan. Pero la verdad la mayoría de estas 25 famosas, son hermosas de naturaleza y ni siquiera haría tanta falta que se maquillen de semejante manera, pero si hay algo que hay que reconocer, es que no te olvides que ellas son celebridades y no pueden lucir desprolija en frente de todo el mundo, sino perderían esa “magia” que generaron en la pantalla grande.

El maquillaje en exceso es tan predominante que termina eliminando prácticamente los rasgos naturales del rostro de cualquier mujer ( y algún que otro hombre). Maquillarse es como un arte, hay que estar seguro de lo que se está haciendo y de la forma correcta, ya que sin dudas estamos hablando de un trabajo profesional en donde miles y miles de personas se apuntan para aprender y comprender los secretos y trucos del maquillaje. El maquillaje sin dudas tiene el poder de modificar lo que se te ocurra, por ejemplo si sufres de un terrible acné, no hay maquillaje que no te lo oculte.

Yendo para otro lado, muchas personas se sienten estafadas con la realidad, con lo que la televisión nos quiere vender. Nos venden mujeres con cuerpos y rostros hermosos, perfectamente simétrico, pero que si tienes la suerte de cruzártelas por las calles te llevarás una verdadera desilusión, debido a que en persona no lucen como se pueden ver en la televisión. ¿Por qué nos quieren vender algo qué no es, qué no es necesario? si el futuro es posible como somos, sin a necesidad de tener que gastar una fortuna para simular algo que no somos, por culpa de un mundo en donde pareciera que los “gordos” y “feos” no son bien aceptados en la sociedad.