Clicky

El presidente boliviano Evo Morales emergió públicamente como un representante de los sectores más oprimidos de su país. Está en su tercer mandato consecutivo desde 2006 y ha anunciado que a fin de año debatirá con sus ministros si vuelve a presentarse en los comicios de 2019 para un cuarto mandato hasta 2025, algo que sus seguidores le han comenzado a pedir en diversos actos. Por su falta de protocolo a la hora de ejercer el poder y su apego a las tradiciones aborígenes Evo emocionó a miles de progresistas de América Latina. Pero el mandatario también tiene sus detractores y éstos no le perdonan sus gestos altivos. En las últimas horas se filtró un video en el que Evo ordena a un hombre que le ate los zapatos, mientras él sigue conversando con otra persona. Podría ser un problema de espalda el que le estaba impidiendo agacharse, pero la forma en que salió caminando dio la impresión de que el líder se refiere de esa manera a un escolta.

 

Enseguida que el video comenzó a circular en la web, las voces de los opositores comenzaron a sonar. “Video donde Evo ordena que le amarren el zapato. Esta es la igualdad que promueve el socialismo del Siglo XXI”, criticó el dirigente opositor de Unidad Nacional y excandidato presidencial, Samuel Doria Medina, en su cuenta de Twitter. El mismo dirigente compara en otro mensaje de su cuenta esa imagen con una fotografía del presidente de Estados Unidos, Barack Obama, en la que se ve a este agachado para atarse los cordones de los zapatos.

“Humillar a un funcionario público, militar o policía, de esta forma no tiene nombre. Al grado de endiosamiento que llegamos!!”, dijo el abogado y político opositor Gary Prado Arauz. La primera vicepresidenta del Senado, Nélida Sifuentes, dirigente del partido de Morales, acusó a la oposición de hacer circular ese video en las redes sociales para desprestigiar al mandatario. “Algunos quieren hacer ver a nuestro presidente como si no fuera humilde, por tanto, el video que está circulando es simplemente para dañar la imagen del presidente”, dijo la senadora en un comunicado. Las voces se fueron sumando alrededor del mundo, algunos criticando duramente a Evo por su actitud, otros diciendo que el presidente es objeto de una persecución mediática. Claro, nadie se atreve a discutir que el gesto de Morales estuvo totalmente fuera de lugar, salvo que tuviese alguna lesión en la espalda que todos desconocemos.