Clicky

Cuando hablamos de tuatuajes, solemos pensar en diseños llamativos y hermosos que saltan a la vista, y es que el arte de tatuar nuestra piel es algo que tiene muchos años y que se caracteriza por ser llamativo y marcarnos. Pero esta mujer, esta tatuando el rostro de miles de mujeres que tienen necesidades muy diferentes a las de otras personas. Esta valiente mujer se encarga de tatuar el rostro de mujeres que han sido marcadas de una u otra manera.

Ella comenzó este negocio, a partir de la necesidad de cubrir sus propias cicatrices.

Basma Hameed, sufrió heridas severas en su rostro y cuello a la edad de 2 años, cuando un accidente con aceite caliente en la cocina, cambió su vida para siempre, después de mas de 100 procedimientos quirúrgicos, su cirujano plástico renuncio a seguir interviniendo en su dañada piel.

Le sugirió tomar el dinero de las cirugías e irse en unas merecidas vacaciones, esto solo hizo molestar a esta mujer. Pero a partir de esa molestia, nació una idea innovadora que hoy en día ha cambiado la vida de mujeres alrededor el mundo. Basma decidió tatuar su cara para ocultar sus cicatrices y el resultado ha sido sorprendente.

Entre sus clientes, un caso que impacto a esta valiente mujer, fue el de Samir Omar una hermosa chica de 17 años que sufrió heridas casi mortales en un ataque propiciado por unos compañeros de clase que ella consideraba sus amigos. Cuenta que la invitaron a reunirse en casa de unos amigos a pasar el rato.

Cuando llegó la rodearon entre varios y la bañaron con agua hirviendo. Samir relata como sentía que su piel se desprendía mientras gritaba por ayuda, y que logro ver en el espejo como se estaba “derritiendo”, Samir dice que sintió que iba al infierno con el dolor que estaba sintiendo.

Dos años mas tarde, logró contactar a esta tatuadora profesional y están por comenzar las sesiones de tatuaje, dice que con 30 sesiones estará lista.

Este es solo uno de los casos que veras en el reportaje que te presentamos, no dejes de verlo y compartir estos casos tan inspiradores, para que mujeres que están pasando por lo mismo, puedan conseguir ayuda y ánimos.