Clicky

Siempre le he tenido un poco de miedo al mar, a la inmensidad del océano y todo lo que alberga en su aparentemente pacifica inmensidad. Cuando pienso en tiburones y ballenas no me siento cómodo. De hecho, cuando veo documentales de ballenas y animales marinos me siento muy incomoda. Y es que como no estarlo, si el ser humano conoce mas (MUCHO MAS) del espacio exterior, que de las profundidades del mar. De hecho, el hombre ha logrado explorar apenas el 10% del océano, imagínense, cuanto habrá detrás de tanta inmensidad.

Gracias al avance de la tecnología y al desarrollo de nuevas naves que permiten ir un poco mas allá en lo que se refiere a la exploración del océano, es que han ido saliendo a la luz cada vez mas nuevas especies marinas para ser estudiadas.

Y estas especies no son muy agradables que digamos, de hecho, estas criaturas han demostrado lo que siempre he temido, que el mar es un lugar espeluznante. Antes solo me tenia que preocupar por tiburones y ballenas, cada vez son mas las criaturas que me hacen no querer entrar al mar.

El tiburón duende es uno de los que mas me aterrorizado, el aspecto de su piel es extraño, y sus dientes parecen enormes agujas, su mandíbula se desplaza hacia afuera al momento de cazar su alimento y su enorme nariz es una herramienta importante que le sirve para detectar campos eléctricos producidos por otros animales.

Si no era suficiente con tenerle miedo a las arañas terrestres, existen unas mil especies de arañas de mar. Tienen este nombre por su parecido a una araña, pero realmente no son ni remotamente parientes.

El cangrejo gigante Japones, esta increíble especie de cangrejos pesan mas de 20kgs, sus patas miden mas de dos metros de largo, y en su hábitat natural, libre de pescadores, puede llegar a vivir mas de 100 años. Te imaginas conseguirte con uno de estos a la orilla de la playa?.

Si estas criaturas no te han asustado ni un poco, dale click al articulo que hemos guindado mas arriba, y espantate con estas espeluznantes criaturas, y presta mas atención cuando vayas a la playa, nunca sabes cuando saldrá a la superficie una especie nueva, lista para convertirse en protagonista de tus pesadillas.