Clicky

El tema de este articulo parece sacado de una historia de ficción, y es que suena a una historia creada mas que a una historia real, este pueblo fue sepultado bajo agua hace veinte años, y poco a poco el agua que se lo trago, volvió a secarse y el espectáculo que dejo tras su paso es espeluznante, realmente me dio escalofrío pensar en lo que paso hace veinte años atrás, familias que tuvieron que dejar sus hogares y huir para poder sobrevivir al inminente peligro de las aguas.

Sigue leyendo y te contamos la historia detrás de este pueblo y la tragedia que lo dejo bajo el agua, también puedes ver el vídeo con las impactantes imágenes.

Ubicado a 500 kilómetros al sudoeste de la ciudad de Buenos Aires, Villa Lago Epecuén es hoy en dia lo que se conoce como un pueblo fantasma. Villa Lago Epecuén fue fundada en 1921, a orillas de la laguna del mismo nombre.El lugar está ubicado a 12 kilómetros de la ciudad de Carhué, en la Provincia de Buenos Aires este hermoso pueblo fue concebido como una villa turística y logró atraer hasta 25 mil turistas por temporada. Su atractivo eran las aguas termales de la mencionada laguna, que poseían numerosos beneficios para la salud.

Las aguas del Lago Epecuén tienen una salinidad comparable a la del Mar Muerto y proveían alivio a personas con afecciones en su piel, huesos y articulaciones, rápidamente se corrió la voz de sus increíbles cualidades curativas, por lo cual los turistas no paraban de llover.

Pero a partir de 1980, el nivel de las aguas de la laguna comenzó a crecer unos 50 centímetros por año,  lo cual creo un signo de alarma en los habitantes y las autoridades, debido a esto se construyó un canal, el Canal Ameghino, una obra hidráulica que conectaba varias lagunas de la zona para regular su caudal, esto mantuvo las cosas bajo control, ni se secaban los lagos ni se inundaba la zona. La obra se realizó en 1975, pero con el golpe de estado del año siguiente dejó de controlarse su funcionamiento.

La desgracia llego al pueblo en el año 1985, tras una fuerte tormenta, las aguas perforaron el terraplen de contención de la villa. En dos semanas, el pueblo quedó cubierto por las aguas. El agua creció a razón de un centímetro por día y todos los habitantes debieron dejar sus hogares y reubicarse en otros pueblos. Las casas del lugar llegaron a estar a 10 metros de profundidad sin embargo, en 2009 las aguas comenzaron a bajar lentamente. El agua retrocedió hasta dejar casi todo el pueblo al descubierto, como se encuentra actualmente.

Disfruta de estas impactantes fotos, no podrás creer la vista que brindan.