Clicky

Susan Schneider la esposa de Robin Williams, confirmó que durante los últimos tiempos se le había diagnosticado el mal de Parkinson al acto. Sin embargo, negó que ese fuese un detonante particular de sus problemas.

El actor fue encontrado sin vida el pasado 11 de agosto en su residencia, en circunstancias que parecen describir un suicidio. Sin embargo, aún se está desarrollando la autopsia correspondiente con el fin de determinar las verdaderas causas de su deceso.

Robin Williams estaba atravesando una etapa depresiva a causa de la cual habría recaído en su adicción al alcohol. Tiempo atrás había realizado la terapia correspondiente e incluso se había recomendado un refuerzo de esta para prevenir cualquier situación.

No obstante, eso podría no haber sido suficiente para prevenir su final inesperado.

El dolor de sus seres queridos

Su esposa, con quien estaba casado desde el año 2011 pidió respeto por la figura de su esposo. Aseguró que acababa de perder a su mejor amigo, y que el mundo también había perdido a un gran artista y ser humano maravilloso.

Algunas estrellas que lo conocieron durante el rodaje de diversas películas también se manifestaron en Twitter. Steve Martin dijo que no podía estar más afectado por la muerte de Robin Williams, un hombre, gran talento, colega y alma genuina.

El actor y comediante Steve Carrel sintetizó su pena con escribiendo que había hecho del mundo un lugar poquito mejor.

Si bien había tenido una gran trayectoria en el cine, el actor tenía tan solo 63 años. Era una edad en la que podía haber disfrutado mucho más de la vida e incluso haber brindado más películas inolvidables. Se lo extrañará en la constelación de estrellas.

Sus trabajos más recordados

Robin Williams había saltado a la fama con la serie de los 80, Mork y Mindy. Pero con el tiempo dejó un legado de personajes inolvidables, construidos a base de su talento.

Encarnó en un filme, a Popeye el Marino. Deleitó al público con Buen Día, Vietnam y ganó el oscar como actor de reparto en Good Will Hunting. Para muchos su personaje más recordado será Patch Adams, el doctor que curaba a la gente con la risa.

No obstante, el caudal de comedias también suma a la señora Doubtfire y al presidente Theodore Roosevelt de una noche en el museo. Es bueno saber que ha dejado tras de sí, la mejor forma de ser recordado.