Clicky

Oye, ¿has ingresado a este sitio con la intención de encontrar algo relacionado con uno de los deportes más bellos del mundo? pues entonces no te muevas ni por un segundo de tú silla, y ya descubrirás el porqué. Ocurre que a continuación pasaremos a hablarte de un tema que sin dudas acapara la atención de todos los verdaderos amantes del fútbol, y hacemos referencia a que haremos hincapié pura y exclusivamente en aquellos jugadores que se encuentran tatuado, pero cuidado, no cualquier tatuaje, sino aquellos más famosos dentro de esta disciplina; por este motivo procederemos a dejarte un imperdible vídeo en donde tendrás la oportunidad de descubrir los 10 tatuajes más famosos del fútbol. ¿Estás preparado? El vídeo, aquí:

Los verdaderos amantes del buen fútbol sabemos que los futbolistas poseen una personalidad un tanto particular con respecto al resto de los mortales, y nos referimos a que la mayoría de ellos por algún u otro motivo tienen una personalidad algo soberbia y o egocéntrica, por lo que viven prácticamente en sus mundo. Muchos de ellos suelen ser de perfil bajo, de las canchas para afuera, ya que ni los medio saben verdaderamente sobre sus vida privadas, y esto para algunos es un detalle hasta inclusive positivo.

Pero bueno, para no irnos del tema central, debemos reconocer que los jugadores son personas comunes y corrientes, y poseen gustos como cualquier otro, en este caso solo hablaremos de aquellos que le gusta lucir algunos que otros tatuajes, y más ahora en la actualidad en donde sin dudas esta práctica se encuentra en pleno auge, pudiéndolo comprobar en cualquier partido, en donde seguramente encontrarás a más de un jugador ejemplo, lleno de tatuajes. El caso de Ibrahimovic es uno de los últimos más reconocidos, no solo por el diseño de sus tintas, sino porque además es dueño de una contextura envidiable, pudiendo lucir sus tatuajes como ningún otro.

En cuanto a los diseños en sí, de esto podríamos estar hablando todo el día, porque cada uno tiene sus propias ideas, sus propios gustos y sus propios intereses. Lo que si podemos asegurar es que seguramente este tipo de jugadores sean cada más frecuentes en el fútbol actual y a futuro, que mientras no perjudique el buen juego (cosa que no lo hace en absoluto) desde esta redacción no lo vemos como algo malo, ya que cada uno es dueño o tendría que ser el dueño de su propio cuerpo y decisiones.