Clicky

El presidente de los Estados Unidos se prepara para la siguiente medida que tiene un enorme peso político en el país del norte. Barack Obama regularizará a 5 millones de inmigrantes ilegales, mediante una medida polémica que significa la declaración de guerra a los opositores republicanos.

El jueves por la noche, el primer mandatario favorecerá con un decreto la situación de más de 5 millones de personas que se encuentran en los Estados Unidos, sin cumplir las condiciones legales correspondientes. Y para eso no ha dudado en utilizar el decreto, sin permitir la correspondiente discusión en las cámaras legislativas.

Esta medida, puede se una de las más relevantes y tendrá una importancia considerable en el resto del tiempo de su mandato. Se ejecutará mediante los poderes presidenciales particulares del caso.

Antecedentes de lo que Obama regularizará

La administración de este presidente, siempre se ha mostrado interesada en favorecer a los residentes que en este país, están dispuestos a todo por perseguir el sueño americano. Dos años atrás, dispuso que no se podían regresar aquellos que teniendo menos de 30 años, hubiesen sido llevados hasta el territorio por sus progenitores.

La medida actual, le permitirá permanecer de la misma manera a los padres de estos niños, que se encuentren en esta situación. Con el tiempo esto permitirá a estas personas hacerse con la ciudadanía legal, sin tantos contratiempos legales.

El peso de las poblaciones hispanas

El peso de las comunidades latinas en Estados Unidos, reviste desde hace tiempo una importancia política importante. Y a pesar de sus medidas represivas, el mismo George Bush también había empezado a notar este fenómeno.

Se estima que la cantidad de ciudadanos norteamericanos que hablan español, por una causa u otra, ha llegado en algunos casos al 25%. De hecho, en ciudades como Miami, esta lengua es casi un idioma oficial con publicaciones y carteles públicos.

No es de extrañar que el interés por favorecer a esta franja poblacional vaya en aumento. Obama regularizará una situación que ninguno de sus sucesores podrá ignorar o reprimir con demasiada facilidad.