Clicky

¡Buen día mis amigos! En el día de hoy te traemos un artículo más que especial, ya que consideramos que tú también lo eres. Sucede que en el día de la fecha queremos compartir contigo una nota muy llamativa en donde haremos únicamente hincapié en los juguetes, pero cuidado, no cualquier juguete, sino en aquellos que por algún u otro motivo jamás le comprarías uno de estos a tus hijos; por este motivo a continuación pasaremos a adjuntarte un imperdible vídeo en donde tendrás la oportunidad única de descubrir los 15 juguetes que jamás podrás comprarle a tú hijo. ¿Qué, te lo piensas perder? El vídeo, aquí:

Claro está que cuando uno tiene la suerte de ser padre, en la vida no desea otra cosa más que darle todo lo que ellos quieren, pero lamentablemente en muchas oportunidades esto no es posible (más allá de la imaginación de los niños y de lo que sean capaces de pedir). Obviamente los niños poseen una imaginación incomparable a lo que lleva en la mayoría de las veces, a pedirte cosas realmente imposibles, ya sea porque no existen o porque tu sueldo así no lo permite.

En el vídeo que bien pudiste disfrutar arriba, hay 15 juguetes (por así decirlo) que seguramente nunca podrás comprarle a tus hijos, ¿por qué? y… por ejemplo está el caso de un autito de una reconocida marca, que ya de por sí son caros en el mercado, pero además este viene con un agregado en donde en toda su mini carrocería poseen incrustaciones de cientos de diamantes, elevando su valor a una suma que ni nos animamos a compartirte para no cambiar tú ánimo. Más allá de esto, y de si tú puedes o no abonar semejante suma, ya pasa por ti mismo y por el ejemplo que le quieres dar a tus hijos; y nos referimos a que sinceramente a ningún nene le es necesario tener dentro de su colección de juguetes, uno lleno de diamantes, ¿para qué?

No hay que olvidar que el mercado actual se rige mucho en el capitalismo, en donde el mercado por su parte es el encargado de fabricar y vendernos cosas que sinceramente no necesitamos, pero que ellos nos quieren hacer creer que si. Ojo, no pienses que esta estrategia no los ayuda, sino que todo lo contrario y millones de ejemplos encuentras alrededor tuyo.